1 de mayo de 2012

Filled Under: , ,

PRÓLOGO GRAND PRIX DE LES SABLES

Otra vez Francia. Por cuarto año, visto los colores del St. Jean de Monts. Poco queda de aquel club modesto por el que fiché en 2009. Cambio de directiva, de aspiraciones de no descender a luchar con los mejores. Pero hay algo que sigue intacto, la ilusión que sigo acumulando cada vez que piso nuestro país vecino.

Profesional. Muy profesional. La logística del equipo, el trato con la prensa y sponsors... todo se cuida al detalle. La puerta de la furgoneta del equipo decorada con los nombres de los 14 hombres que formamos el equipo élite 2012: B.Daubord, Y.Vincent, N.Alliot (FRA), K.Gemmel, R.Sissons (NZE), A.Brukhankov, A.Chuchko, I.Tutukin, V.Pimenov, S.Zelenov (RUS), G.Noble (IRE), A.D´Aquino (ITA), P.Reig, A.Ruanova (ESP). En el apartamento que ponen a nuestra disposición siempre que queramos, nevera llena y una maleta con ropa de entrenamiento y casual del equipo y zapatillas de atletismo. Presentación en el casino de la villa. Uno a uno nos presentan ante los medios y diversos sponsors. Por si faltaba algo, la admiración de los niños nos hace sentir estrellas por un día.
Pero no nos olvidemos, venimos para iniciar el GP 2012. Les Sables d´Olonne será el pistoletazo de salida de la mejor y más prestigiosa liga de triatlon mundial. El día amanece desapacible. No llegamos a los 10ºC, la lluvia también contribuye a que nos sintamos en invierno. Equipación de ciclismo. Chubasquero encima. Casco de crono. En equipo pedaleamos para conocer los 10 km de ciclismo. Es el prólogo del GP. Contrarreloj por clubs de 400m de natación - 10km de ciclismo - 3´4km de carrera a pié. Cada formación sale con 1 minuto de diferencia. Muestra de la profesionalidad del asunto: corremos a las 18h, en sábado. Buscando la máxima expectación.

Dejamos el material en boxes tiritando. La lluvia traspasa las múltiples capas que llevamos. Mire a donde mire, hay un triatleta temblando. Todo preparado. A cubierto. Pensar en estar ahí fuera solo con el mono de competición aun nos da más frío. Por no hablar del agua, a 12ºC. Pero es para todos; más que nunca me mentalizo para sufrir doble: por el esfuerzo, por el frío y la lluvia.

Alexander Brukhankov, actual líder del Campeonato del Mundo, es quién abrirá la natación. Sus compatriotas Chuchko y Tutukin se le pegarán como lapas. Mi misión: ayudar a Vicent. El campeón de Francia de triatlon 2008 es nuestro hombre más flojo en el agua. Un minuto para la salida. No he querido ni tocar el agua. Va a doler. Bocinazo. Tras el salto, nadamos como niños asustados con la cara fuera. Yohan se queda un poco, le ofrezco mi estela mientras no pierdo los pies del trío ruso. Avanzamos rápido. Aunque el frío nos hace sentir todo a cámara lenta. Larga transición. No siento los pies, las manos lo justo para desprenderme del neopreno. Tutukin besa el deslizante suelo por la lluvia.

Los cinco pedaleamos juntos. Hasta que Yohan y yo nos cortamos un poco. Los rusos solo miran hacia delante. El francés consigue enganchar "in-extremis". Con mi pié aun fuera de la zapatilla, miro hacia el suelo para concentrar más fuerzas en el pedaleo. Un kilómetro, dos... Ya está. Sigo a 15m cuando tiro la toalla. Me sentía con buenas piernas, pero no lo suficiente como para recortar esos metros a las locomotoras siberianas. Era una de las posibilidades que habíamos hablado en el briefing: reservar fuerzas para mañana ante cualquier imprevisto. Cuando levanto el pié, me acuerdo de la lluvia que no para de mojarme. Siento frío. Impresionante el poder de abstracción de la mente cuando se concentra en el esfuerzo.

A lo lejos una sombra. El portugués Arraiolos. Su equipo lo quiere fresco para mañana. El frío me está consumiendo. Me despido de él para seguir hasta boxes a un mayor ritmo que me evite la hipotermia. No lo voy a negar. No me siento bien. A nadie le gusta retirarse. Pero intento pensar en mañana. Una buena carrera colmará mis sinsabores. Aunque ahora lo único que quiero es encontrar a alguien de mi equipo para que me den mi mochila con mi ropa.

¡Al fin! Me cambio, entro en calor. Y me dan la buena nueva: ¡somos terceros! Solo por detrás de Sartrouville (Bronwlee, Alarza, McNamee, Pimenta, Diemunsch) y los locales Sables (Vassiliev, Hauss, Silva, Le Corre y Pujades). Podio y al hotel. Cena. Briefing del equipo. Dicen que no lloverá, aunque se cambiará por fuerte viento. Mañana es el sprint individual. Mañana es otro día.

0 comentarios:

Publicar un comentario