7 de febrero de 2012

Filled Under: ,

BAILE DE CIFRAS

Seguimos en Stellenbosch. Seguimos descubriendo Sudáfrica. El período de descanso se acabó al tiempo que recogíamos los adornos de Navidad. Tras unos diez días de adaptación, Richard y yo nos desplazamos hasta Stellenbosch, pequeña y alegre ciudad conocida mundialmente por ser residencia de grandes triatletas. Otro día os trato de enviar con palabras y fotos el encanto de este lugar, la gran capital vitícola del país. Pero hoy escribo sobre todo para los amantes de números.

Pretemporada. Momento de sumar kms y kms. Sin prisa, y con buena letra, los primeros catorce días "serios" nos dejaron estos datos: 23 y 31 kms de agua - 280 y 260 kms de bici - 70 y 75 kms a pié. Stellenbosch nos recibía con calor extremo y mucho trabajo por delante.

Semana a semana, las sensaciones son mejores. Tras el duro comienzo, las temperaturas nos daban un respiro. Los 40ºC nos daban tregua por unas jornadas y de noche ya no nos retorcíamos entre sudor. Mejor descanso, sumado a que el cuerpo se adaptaba a la rutina, nos hacían las cosas un poco más fáciles.

Tras compaginar durante años estudios universitarios y entrenamiento, nunca fui de grandes volúmenes. Este 2012 disfruto rompiendo mis límites. Quizá no sea nada espectacular, pero volumen solo es una parte de la ecuación. En el otro lado está la calidad. Por no hablar del fin mismo, asimilar el trabajo realizado. Es impresionante comprobar como el cuerpo se adapta cuando la mente envía el mensaje optimista adecuado. Suena a tópico, pero los límites están en nosotros, y solo nosotros podemos ampliarlos.

La 3ª y 4ª semana supusieron: 29 y 28 kms de agua - 300 y 335 kms de bici - 84 y 100 kms a pié. Desde las 24 horas de los primeros siete días hasta las 29 de la última semana. La progresión es constante, al tiempo que incrementamos la calidad del trabajo para seguir ágiles.

Para los amantes de los números, este primer mes de preparación nos deja este baile de cifras: 111km de agua - 1180 kms de bici - 330 kms a pié. Es solo el comienzo, pero ¡esto no se para!

0 comentarios:

Publicar un comentario