31 de diciembre de 2011

Filled Under:

FELIZ AÑO NUEVO...

...desde una de las siete maravillas naturales del mundo. La cima de la Table Mountain es un espectáculo que en sí mismo justifica un billete de avión desde Europa. 

-"Voy a grabar un vídeo. Y a hacer algunas fotos. Les acompañarán unas palabras"-  Todos son intentos fallidos antes de siquiera acometerlos. La belleza de un lugar así escapa a cámaras y a bolígrafos. Su magia no  se puede trasmitir ni retratar. Tan solo disfrutar.

Disfrutar de la que posiblemente sea la montaña más vieja del mundo. No hay certeza sobre ello, pero se cree que es al menos seis veces más antigua que el Himalaya. La montaña mesa, como se le conoce por su llanura en lo más alto, se formó bajo el mar  hace unos 600 millones de años.
Los glaciares le dieron su forma plana, y poco a poco fue levantándose por las fuerzas tectónicas. Inicialmente era una isla, hasta que el mar retrocedió dejando ver su poderosa figura. Ninguna visita a Ciudad del Cabo está completa sin un atisbo de la famosa tablecloth de Table Mountain: un fenómeno meteorológico que hace que las nubes resbalen por las laderas de la montaña como una tela ondulante.

video
El vídeo, vago y fallido intento por transmitir su poder, podemos ver la cara norte, que da cobijo a parte de la ciudad. Vemos Devil Peak (el pico que da paso a la llanura de la montaña), parte de la ciudad, el puerto y el V&A Waterfront, Robben Island, Signal Hill y Lion´s Head (el pico que se alza tras el pequeño valle)
En la primera foto, podemos ver parte de la cara sur. Las montañas que continúan por la costa se conocen como los Twelve Apostles. Es el inicio del Cape of Good Hope, el precioso cabo que forma la bahía donde la temperatura del agua es tan agradable. Y en esta imagen podemos apreciar la característica forma del pico Lion´s Head. Separada por las aguas de la Table Bay, siempre presente está Robben Island. La pequeña isla famosa por ser vivo retrato de una de las tantas vergüenzas de la humanidad. Sirvió de cárcel política sufrida entre otros por Mandela. Hoy un museo tiene la vital función de recordar un pasado que nunca se debería repetir.

Un consejo. Si alguno se anima a disfrutar de este pequeño paraíso, aprender de mi error de novato. La buena temperatura de la ciudad nada tiene que ver con la situación sobre esos 1070m. Camiseta sin mangas, pantalón corto y chanclas no son suficientes para los menos de 10ºC que hay arriba. El fuerte y congelado viento bien merece unas buenas cazadoras.

¡FELIZ AÑO NUEVO!

2 comentarios:

  1. Ledo aninovo para ti tamén! Supoño que este, igual có fin de ano de hai dous anos, onde tamén estivemos noutros "Twelve Apostles", foi especial. A disfrutalo!

    Ah! Por certo... xa anotei o consello de levar chaqueta ó cumio da montaña... non vai ser que teña que ir dentro de pouco...

    Unha aperta! Enjoy!

    ResponderEliminar
  2. Jejejeje... estoy de acuerdo con lo del viento ahi arriba! Yo llevé a mi empresa ahi y más que uno lo pasó mal pk no iba preparado para el aire frio.

    Un abrazo
    http://roadtoironmandaddy.blogspot.com/

    ResponderEliminar