30 de octubre de 2011

Filled Under: ,

XXXIV CARREIRA PEDESTRE DE SANTIAGO

Aun me duele el pecho. Y mejor no hablar de las "patas"; menos mal que he ido a soltar en bici para no tener que escucharlas toda la tarde quejándose. Pero ha valido la pena. Siempre compitiendo por ahí delante, ¡cómo se disfruta haciéndolo en casa!

Salida. Me cuelo por un lateral. Siempre a última hora. Otra vez vuelvo a pecar de "globero", saldré sin apenas calentar. Hasta el Sol se une a esta fiesta regalándonos un magnífico día que anima a la gente a salir de sus casas. La bocina endemonia a las bestias. El ritmo desde el primer metro es frenético. A duras penas lucho contra la primera subida. Guardo un punto, lo suficiente como para que me adelante mucha mucha gente. Al coronar me lanzo hacia delante. Vamos demasiado rápido, pero no quiero perder los vagones de cabeza. Progreso hasta situarme entorno al 15º puesto. Hecho el trabajo de contacto, toca solo aguantar. -"Sólo, dice como si fuese fácil"-

Tras la primera bajada siento un dolor en mi pecho. Lo ignoro. Hasta que se hace más fuerte. El flato me ha visitado. -"¿Por qué no habré calentado, pedazo de globero?"- Tengo que bajar el ritmo. Pierdo posiciones. Gano salud.

Antes del km 4 me subo a otro vagón. Tres portugueses más el gran Iván Iglesias. Me estabilizo tras ellos al tiempo que canto victoria. El flato ya no existe. Podemos volver a centrarnos en las piernas, en el oxígeno que robamos limpio y devolvemos viciado.

Entramos en Santiago de Chile. Se acabó el terreno favorable. Las piernas duelen aun más hacia arriba. Ahí se rompe nuestro grupo. Un portugués se escapa progresando fuerte. Me quedo con otro compatriota suyo. Somos 16º y 17º mientras pasamos el km 7 en 21´49". A la altura del estadio universitario pasamos a un Pedro Nimo ya retirado. Hoy no podrá demostrar su clase. ¡Qué difícil ser profeta en tu tierra! El deporte no es una regla de tres como muchos se creen sentados en su sillón.

Soltamos brazos en el fuerte descenso del Cruceiro do Galo. Desde aquí toca sufrir, amigo. Galeras es una pequeñita subida que mina tu moral a sabiendas de lo que viene después. Pierdo a mi compañero portugués a lo lejos. Vista Alegre es demasiado para mí. -"Pues apreta Antón, que ahora viene Vite y su subida"- Subo. Por un momento hasta dudo de si tendré que andar. Me da igual la posición. Me da igual llegar en el top20 que entrega premios. Quiero acabar.

Arriba me supera un corredor. Tira fuerte. Me pego tras él. Ahora ya es todo favorable. Vuelvo a disfrutar. Pasó el momento de debilidad. Entrando en la Zona Histórica me descuelga. Soy 18º. Pero me voy a defender. El tramo por el adoquín del Casco Histórico es precioso. Sólo por estes dos km vale la pena el esfuerzo anterior. El desnivel positivo hace que nuestro SUUNTO T6d nos marque siempre por debajo de 2´50 el km. Las calles estrechas, el numeroso público, recordar todo el esfuerzo anterior,... son momentos de sentir la piel de gallina mientras intuimos la preciosa meta en la Praza do Obradoiro.

La cruzamos en 18º posición. 38´48" en estos duros y emocionantes 12km. ¡Qué bonita es nuestra ciudad cuando se viste de deporte!

0 comentarios:

Publicar un comentario