14 de julio de 2011

Filled Under: ,

I TRIATLON DE ARTEIXO

Seguimos acumulando kms de competición. Seguimos acumulando buenos entrenamientos. Seguimos acercándonos a nuestras sensaciones de carrera.

Este pasado domingo tocaba Arteixo, su primera edición era una nueva oportunidad para ir alejando miedos. La baja de última hora de Gomar nos hacía conscientes de un podio completamente "zebra". Entre nosotros no hablamos nada, pero nuestras caras mostraban esa ambición en la línea de salida.

Primeras brazadas. Tras una pequeña lucha me hago con los pies de Alberto Trillo. Tremendas sensaciones. Voy flotando en mi flamante NINETEEN. Una perfecta segunda piel que nos deja absoluta libertad de movimientos. Paso segundo la primera boya tras Alberto, por un momento pienso en colaborar, pero decido esperar mi turno.

Enfilando la última recta hasta la arena, progreso. Me coloco primero con la idea de ganar un pequeño margen para la tremenda transición que nos aguarda. Empezamos a correr. Y correr. Y correr. Unos trescientos durísimos metros hasta poder agarrar las bicicletas.

El circuito ciclista se presenta apasionante. No es lo suficientemente duro como para tener que quitar el plato grande, pero no hay un solo metro cómodo de llano. Tras el primer repecho aprovecho que Pablo Dapena se está abrochando las zapatillas para pasarlo con fuerza. Alberto está más atrás. Lo voy a intentar.

No consigo descolgar mucho al pontevedrés, que al final me alcanza. Por detrás un enorme Brais Canosa empieza su remontada alcanzando a Trillo. Sigo a lo mío, miro solo a la moto que abre carrera y, con algún relevo de Pablo, intento tirar hacia delante. No es suficiente para frenar a mis compañeros. Brais y Trillo nos enganchan cerca del ecuador del ciclismo.

Los cuatro juntos, aprovechamos para beber.-"Habrá que intentarlo, ¿no?"- No hace falta que acordemos nada. Brais salta fuerte. Trillo le deja la responsabilidad a Pablo. Ante sus dudas arranco con todas mis fuerzas por el otro lado. Y cuando aun no puede reaccionar, Trillo ataca por su derecha. Mi SUUNTO T6d refleja la alta velocidad en mi muñeca. Estamos los tres solos. ¡Vamos!

Un estratosférico Brais marca el ritmo con potencia. Juntos nos bajamos a correr. Acuso la falta de ritmo al intentar calzar mis NEW BALANCE. Unos tirones me hacen perder demasiado tiempo. Salgo a correr tercero, sabiendo que la primera posición se me había escapado, pero soñando con un podio 100% Arcade Inforhouse.
Las sensaciones nunca son buenas en los 5km. Aun así trato de agarrarme a la lejana silueta de Brais, que termina venciendo con absoluto merecimiento. Con los segundos dejados en la transición, entro 2º. Un poco más tarde, Trillo cierra el cajón Arcade Inforhouse. "Luuuume", nos decimos en nuestro tri-abrazo. Muy cerca llega el bravo Dapena cerrando una gran carrera.

0 comentarios:

Publicar un comentario