26 de mayo de 2011

Filled Under: ,

¿CRISTAL DE BOHEMIA?

Tres semanas se cumplen del aterrizaje destino forzoso hacia el descanso. Tres semanas de reposo casi absoluto. La gente se extraña cuando saben que no estoy moviendo las piernas en el rodillo o levantando pesas con las piernas en el gimnasio. Por supuesto que me vendría bien, pero ahora mi momento es de acumular fuerzas y no gastar energías mentales "sufriendo" antes de tiempo.

No malgastaré fuerzas mientras no genere certidumbre sobre todas las dudas, me dije los primeros días. Diagnóstico y plazos de recuperación fueron un anhelo más que una realidad de la que algunos médicos parecían non querer proveerme. Gracias a la doctora Luisa Ibañez (y la ayuda y amistad de Zigor siempre presente) vamos clarificando la situación.

La posible fractura de escafoides se cambia por fisura, dejando atrás los posibles problemas de necrosis. A cambio ganamos otras dos fracturas en otros tantos huesos de la muñeca. Como bien dice Alberto en un emocionante regalo en forma de autobiografía, me empiezo a plantear si estaré hecho de cristal de bohemia. O eso o que fue una señora caída.

El radio. La cabeza a la altura del codo se rompió en varios pedazitos. Una cúpula hundida 2mm deja incertidumbres sobre la necesidad de intervenir. Solución: prueba del algodón, en dos días me sacará la escayola para testar si puedo mover el brazo en prono-supinación. El resultado positivo borraría dudas y aclararía plazos. Sería tiempo de dura rehabilitación y tiempo de empezar a "sufrir" entrenando poco a poco. Si no pasamos la prueba nos esperaría el quirófano, nuevas dudas y plazos alargados.

Nadie dijo que iba a ser fácil, pero me olvidaba de algo. En todo esto hay un actor principal que quise dejar para el final. ¡A ánimo unos simples huesecillos no nos podrán ganar!

0 comentarios:

Publicar un comentario