15 de mayo de 2011

Filled Under: ,

AVANZANDO

5 días hace que aterrizamos otra vez en casa. 11 días hace ya de ese otro aterrizaje con destino descanso forzoso.
Los últimos días en Monterrey me dediqué a conocer un poco la realidad de esta próspera urbe del norte mexicano. Con guía de excepción, Irene "platicaba" como una auténtica "güey" mientras recordábamos nuestros años compartidos en el colegio e instituto. Ella me acompañó en el camino de conocer un poco mejor ese fantástico país, su gente y su gastronomía.
En casa. Cambios. Duro entrenamiento por agradables paseos, machaques al sol por relajadas horas de estudio, diversas competiciones por tres retos, tres exámenes para licenciarme en Economía. ¿A que ya no suena tan mal ese aterrizaje en el suelo?

Y entre estudios y paseos, tiempo de médicos y hospitales. Una vez que bajó la inflamación de los primeros días  se me trocó férula de fibra de vidrio por escayola. Perdemos comodidad pero esperamos que sea para bien. En dos semanas volveremos a chequear el estado del radio, con algo de suerte faltaría solo el pequeño y latoso escafoides. Por otro lado, el susto del dedo no pasa de una consistente "chapa y pintura", pero las heridas también van por buen camino. Queda menos, y... ¡esto no se para!

0 comentarios:

Publicar un comentario