18 de mayo de 2010

Filled Under:

TRIATLON DE RIAZOR

A veces la vida resulta caprichosa. En forma de círculos va girando y girando para de repente soltarnos un día en mismo sitio, distinto tiempo. Hace dos años el triatlon de RIazor suponía mi regreso a la competición tras un tiempo de convalecencia. El paseo herculino era el encargado de testar una fractura de estrés tibial. Este lunes esas mismas piedras y asfalto tenían una nueva misión. Un mes de espera competitiva y una lesión plantar debían ser aquí superadas.

Las frías aguas del cantábrico parecen no resbalar de nuestro NINETEEN. La temperatura entumece las sensaciones; simplemente tratamos de remar y avanzar. Las ideas las pude mantener calientes, un sorprendetemente cómodo gorro de neopreno BARRACUDA se encargó de no enfriarme la cabeza. Los contínuos e incomprensibles golpes con Marcos no contribuyeron a aumentar la velocidad. Junto con Gomar formarmos el trío de cabeza en tocar una maltrecha por el duro invierno arena de Riazor.

El objetivo en bicicleta era trabajar, aun no sabía si saldría a correr o si la prueba se me terminaría sobre las dos ruedas. Dos vueltas con rápidos relevos con Gomar no pudieron frenar el poderío de Borja Conde, que nos engancha mostrando su clase. A partir de ahí sufrimiento. Contínuos cambios de rtimo de Borja a los que mis cansadas patas no pueden responder. Tres o cuatro ocasiones en las que me veo en solitario, y otras tantas que a mi ritmo consigo enlazar.

Cuando liberamos los piés para bajar a correr tenemos nuevo invitado, Piñeiro llega sin llamar con un tremendo parcial ciclista. Me calzo las zapatillas pensando en no forzar e intentar conservar este 4º puesto. Por detrás, deleitándonos nuevamente con su progresión, Brais Canosa camina muy fuerte.

Primeros pasos para comprobar que el pié progresa adecuadamente y para calmar unos sentimientos enfrentados. El diablo pide apretar, el ángel recuerda problemas pasados y ruega cordura. En la segunda vuelta veo que Piñeiro paga su esfuerzo anterior, el diablo toma mis piernas y empiezo a sufrir. A falta de un km siento que tengo cerca el 2º puesto. Pero llegando al final el ángel vence y desisto de intentar luchar en un sprint final sobre el adoquinado. Gomar gana con un gran Borja segundo. Para mi tercera plaza. Prueba superada.

4 comentarios:

  1. Pois para vir dunha lesión saiuche unha carreira estupenda. En canto collas outra vez o ritmo de competición a ver quen te para jejeje

    Unha aperta meu!

    ResponderEliminar
  2. A veces hay que tener cordura y dejar que el Ángel pueda al Demonio si no queremos vernos otras tantas semanas parados. Desde mi punto de vista hiciste muy bien.
    Aún así, enhorabuena por el 3º puesto!

    ResponderEliminar
  3. Noraboa Antón! Unha aperta moi forte!

    ResponderEliminar
  4. Como bien te aconsejan hiciste bien en dejar al angel dominar al demonio. Aún así noraboa Antón. Ya me vas contando

    ResponderEliminar