16 de abril de 2010

Filled Under: ,

CRÓNICA COPA DE EUROPA QUARTEIRA

Estamos todos listos. Hace 15 minutos que nos han hecho abandonar el agua. Impacientes aguardamos en la arena divisando entre expectantes y miedosos las olas de un agitado Atlántico al que nos vamos a enfrentar. Por momentos la espera nos hace pensar que nosotros somos los espectadores aguardando una buena función.

Escogemos sitio y corremos por la arena al oír el bocinazo de salida. Sorteamos golpes y olas por igual en estos comienzos. La salida no fue demasiado buena y trato de subir posiciones. El mar agitado dificulta el beneficio de poder ir a pies y el esfuerzo se individualiza. Solo me centro en intentar progresar en una manada de neoprenos agitados por el mar. Me gustan las situaciones complicadas dentro del agua. No estoy en gran forma en este segmento, pero aquí la confianza siempre me hace competitivo. 

Larga transición para comprobar que la larga natación apenas ha cortado al grupo. Un valiente Godoy inicia un camino en solitario sobre las dos ruedas, y por detrás unos 35 triatletas viajamos en un cómodo grupo delantero. Tan cómodo viajamos que se unen otros 15 hombres en la tercera vuelta con grandes ciclistas como Zeebroek o Pais. Estos aportan nuevos movimientos y acabamos cazando al valiente Cesc en el último giro.

Las condiciones son ideales para unos rápidos 10 km finales. Con un extra de agresividad en mis movimientos consigo bajarme en buena posición para correr.  Toca demostrar las buenas sensaciones que mostré este invierno en la carrera a pié.

El puesto dice que no fue bien. 26º en esta Copa de Europa de Quarteira.  No corrí mal, 33´40 en los 10km.  Pero estoy seguro de que correremos más. Este domingo tenemos una nueva y apasionante oportunidad por delante. 

0 comentarios:

Publicar un comentario