3 de marzo de 2010

Filled Under: ,

CICLOGÉNESIS EXPLOSIVA

Este fin de semana pasado se tendría que haber producido nuestro debut duatlético en este 2010; pero fiel a su cita, cansinamente fiel a su cita de endurecer un poco más el invierno, un nuevo temporal hizo que se pospusieran eses primeros nervios, eses primeros sabores competitivos del año.

La temida "ciclogénesis explosiva" resultó ser otro duro día de invierno más; al menos por estes lares (no tuvieron la misma fortuna en Francia) No perdimos la ocasión de disfrutar de la bravura del Atlántico, y con mi familia nos acercamos a la costa de Ribeira para sentirnos pequeños entre las fuerzas de la naturaleza.

Es Galicia, y es invierno. Nuestros verdes paisajes no nos dejan olvidar que somos un país de agua. Pero todo tiene su lado positivo que solo depende de que lo queramos divisar. Sentimos y disfrutamos como si se tratara del último cada rayo de Sol que consigue ganar la dura batalla frente a las infinitas nubes. Ayer vencieron y nos regalaron una agradable temperatura para disfrutar de tan verdes parajes.

Apesar de los pesares todo marcha muy bién. En la facultad y en el deporte, del trabajo siempre se recogen los frutos. El expediente universitario cuenta con nuevos frutos recién adquiridos; y en el deporte seguimos labrando mientras nos reconfortamos viendo la fortaleza de la nueva planta floreciente.

3 comentarios:

  1. Volverei a repetir unha vez máis que o sureño inverno sueco é mellor có galego (polo menos este ano). Frío... moito frío, pero non chove! De todas formas, a terriña é a terriña e iso non se cambia por nada.

    Ánimo e sorte no inicio de tempada!

    Unha aperta!

    Johan Negreiransson (lol)

    ResponderEliminar
  2. Anton, eres un maquina... si sigues asi, me dejas sin curro.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. a ver cuando te haces un hombre de pelo en pecho como yo ....

    adivina quien soy.....

    ResponderEliminar