29 de mayo de 2009

Filled Under:

GRAND PRIX DUNKERQUE

Triatlon en estado puro! Han tenido que pasar 9 años para que haya descubierto uno de los, para mi, cúlmenes de este deporte.

Allá por el ahora lejano 2001 descubría el triatlon. Muchos sueños, más ilusiones. Competiciones en Galicia, España y con mucho esfuerzo alguna salida para correr en Europa. Me siento afortunado de poder haber medido mis fuerzas en diversos escenarios, afortunado por disfrutar haciendo lo que me gusta. Y una de las razones por la que disfruto del Triatlon es poder vivir experiencias como la de este fin de semana en Francia.

Viajo con mi compañero Andrés del Castillo. En el aeropuerto nos reciben los "jefes" de nuestro equipo, San Jean de Monts-Vendee Triathlon. Todo amabilidad y simpatía. Nos juntamos con el resto de los integrantes del equipo para la primera cita del Grand Prix, el americano Kevin Everett, el húngaro Alfred Tork y el francés Julien Leroy. Tres horas de furgoneta hasta la localidad del norte francés; y Dunkerque nos recibe engalanada para la ocasión triatletica.

Se respira "profesionalidad" en cada detalle. Briefing del equipo, los nervios se quedan olvidados en el hotel y ya estamos preparados para la batalla. Entramos todos uniformados a boxes. Cinco minutos estipulados para los medios, fotos de la prensa y entrevistas precarrera. Detalles como la publicidad en los uniformes de los árbitros nos hacen una idea de la grandeza que allí se respira. Ya está todo preparado.
100% Triatlon! Sin oir el preparados suena la bocina y ya estamos todos en el agua. Rodeados de medusas y de 84 triatletas dispuestos a luchar por cada segundo. Rápido aterrizamos en la primera boya situada a 200m del pontón de salida. Pequeña batalla (ironía lo de pequeña) y ya nos encontramos cada uno en su sitio. Nado tranquilo sabiendo que para bien o para mal la posición despues de esa boya ya es casi definitiva.

Transición brutal. Dentro de la gran manada que salimos juntos del agua consigo ver a Stuart Hayes y David Hauss. Consigo llegar al peloton de cabeza. Por delante el gran Marco Rivera y Brownlee. Ahora me doy cuenta de por que a esta distancia se le llama sprint...! A tope desde el primer pedal. Los que tomamos el primer giro de 180º a cola de grupo nos quedamos. Qué barbaridad de ritmo! Me pasa un grupo con Clarke y Croes a los que solo les resisto un par de curvas. Ultimo tren, nos alcanza el grupo de Fleureton y Marceau. Dos vueltas absolutamente a tope y enganchamos de nuevo. ¿Cómo pueden andar tanto en bici?.
El ritmo no afloja y no puedo más que resentirme a ir último del gran grupo de 50 que abre carrera. Consigo la hazaña personal de bajarme a correr en el grupo delantero, pero para mi el triatlon poco más que ha acabado. Carrera a pié con las pocas energías que quedan. 47º en la general. Segundo de nuestro equipo que se clasifica en 14º posición (de 16 equipos participantes) con lo que coseguimos por el momento el objetivo de la permanecia.

Nos reunimos los componentes del equipo, creo que satifechos con lo realizado. Y nos reunimos los cuatro españoles: Andrés, Josemi, Marco y yo para compartir nuestra admiración por la grandeza del evento. Gracias San Jean de Monts-Vendee Triathlon, gracias Dunkerque!

0 comentarios:

Publicar un comentario