2 de enero de 2010

Filled Under:

¿ UN DIA MAS ?

 
Nos acercamos hacia otro de los grandes iconos de Tasmania. Nos espera la Wineglass Bay, dentro de la península que conforma el Freycinet National Park. Se trata de otro solitario rincón de la isla. Una frondosa y espectacular montaña protege tal maravilla del impacto del hombre. La bahía y su playa de fina arena sólo permiten su contemplación mediante un barco o una bella caminata por la escarpada montaña. Veinte minutos de subida para poder admirarla desde su impactante mirador y otros veinte de pronunciada bajada para poder sentir esa arena entre nuestros pies. Arena bañada por el agua azul turquesa del Mar de Tasmania. De veras vale la pena cruzar el mundo para poder sentirlo.

Acabamos esa caminata hacia el interior de nuestros corazones en el momento en que la noche quiere ganar la batalla al Sol. Tenemos que encontrar un sitio para acampar mientras quede algo de luz. ¿Y puede existir mejor lugar para pasar la noche que en una desierta playa en pleno Parque Natural?

Buscamos el resguardo de algún arbusto y allí, en el mejor rincón imaginado montamos nuestras tiendas. Es la bahía de Coles Bay, frente a nosotros tenemos la imponente montaña que preserva la Wineglass Bay.

Es noche cerrada y con el foco de nuestro "experto en naturaleza" Adrián, nos abrimos paso entre el bosque. Un pequeño canguro custodia nuestro coche a la vez vigilado por una imponente lechuza. Cuando volvemos a las tiendas sentimos un nuevo ruído. El famoso Diablo de Tasmania se asusta con nuestra presencia. ¡Al fin tenemos ante nosotros al "rey" de la isla! Tras él corremos hasta que nos muestra su agilidad escalando hasta la cima del primer árbol que se encuentra. Emocionados nos metemos en las tiendas, y emocionados conciliamos el sueño.

A la mañana siguiente, con los primeros rayos de Sol, podemos refrendar la belleza de nuestro enclave. Nos bañamos desnudos en el hoy apacible Mar de Tasmania para comenzar un día más en las antípodas, ¿sólo un día más?
 
No, otro gran día más. Y subimos a nuestro Ford Falcon para continuar la aventura.
 

0 comentarios:

Publicar un comentario