13 de septiembre de 2009

Filled Under:

FIN DE SEMANA MULTICOMPETITIVO (II)

Esa misma noche partimos hacia Lugo. A las 3 de la madrugada nos acostamos soñando con ese título de Campeón de Galicia que mañana se derimirá. Un título que nunca alcanzamos en élite. Un título que nos hace especial ilusión y que trataremos de pelear.

A las 10 en punto suena el despertador. Rápido desayuno y bajo con Patxín (J.M.Vieito) a la zona de la carrera. Se trata de un circuito ya conocido; con buenos recuerdos anteriores y con una carrera a pié algo ratonera, con tramos de cross que tanto nos gustan.

Calentamiento de rigor. Nos enfundamos el neopreno y estamos a las órdenes del juez de salida. Salimos río arriba. Observamos a Uxío que toma la cabeza y me sitúo a sus pies. Otra natación parece que sufro más de lo que estoy habituado. Pasamos la primera boya y adelanto a Uxío buscando imprimir algo más de ritmo. Nuestro "Nineteen" quiere guerra.
 
Transición con algún que otro problema y ya caminamos encima de la bicicleta. Nos juntamos el trío de cabeza: Uxío, Gomar y yo. Y ante mi cansancio acumulado juego a ser conservador. Queremos que Patxín contacte y poder luchar por ese título por equipos que tanto deseamos. Y en la segunda vuelta Patxín llegó. Llegó acompañado de una treintena de triatletas que convirtieron el final del ciclismo en un pequeño caos. Toques, gritos, pocos espacios y nerviosismo, mucho nerviosismo. Con el ambiente caldeado llegamos a la última curva previa a boxes. Curva peligrosa de 90º en la única bajada del circuito. Veo como delante de mi Gomar derrapa con su rueda trasera. Él es Valentino y consigue enderezarse y proseguir raudo su marcha. Detrás de mi venía Jorge Lorenzo, cuando enfilo la curva siento que me arrolla y voy a parar contra el coche que veía en primera línea  todo el espectáculo. No beso el suelo, pero tengo que volver a montarme en la bici y pierdo unos segundos preciosos para la carrera a pié final. Tras la carrera me entero de que este Lorenzo, segundos antes de arrollarme a mi, había hecho lo propio con Patxín, que se tiene que retirar. Adiós al título por equipos y adiós al título individual. Gomar y Uxío caminan muy muy fuerte, y cuando comienzo a correr apenas los puedo divisar. Mala carrera a pié donde al menos puedo remontar hasta el 4º puesto final y 2º sub23. El sueño se ha esfumado... por ahora.

Nos quedan unos últimos días duros, pronto finalizaré mis tareas académicas y podremos descansar y oxigenar algo más cuerpo y mente. Mientras tanto... ¡a currar!

PD: Nuestro Jorge Lorenzo fue el triatleta coruñés Pedro Esmorís. No hace falta decir que lo hizo sin ninguna intención. Espero que se recupere pronto de los golpes.
"Solamente está exento de fracasos aquel que no hace esfuerzos" Richard Whately.

0 comentarios:

Publicar un comentario