12 de abril de 2016

, ,

CAMPEONATO BRASILEÑO DE TRIATLON

¿Quién dijo que era frío el Atlántico? Dejamos atrás la primera de las cuatro boyas de circuito de 1.500 metros. Wesley Matos se escapa de salida y nada unos 15 segundos delante. Me sitúo segundo del grupo tras Guto Sorbo. Agradezco la ayuda de su estela. Los primeros 400 metros desde la salida puntual a las 07:30 había seguido un camino anárquico por el lado izquierdo.

Segunda boya. Giramos a la izquierda. Sigo a los pies de Sorbo. No sufro en exceso pero tampoco consigo relajarme. Me concentro en seguir su espuma e imprimo más fuerza en la primera parte de la brazada. Por dos veces me giro para ver si el ritmo es suficiente para romper el grupo, idea que descarto tras ver brazos y más brazos en nuestra estela.

Así alcanzamos la paradisíaca arena de João Pessoa. Dejamos el calor del Atlántico por más calor ahí fuera. Menos mal que había llegado el miércoles con mi amigo Rafael buscando adaptarme a la temperatura y humedad elevadas de la ciudad que ve cada día los primeros rayos de Sol del continente americano.
Pedalamos. El tradicional ritmo frenético de los primeros kilómetros se queda esta vez en pocos metros. Ningún favorito ha perdido contacto en la natación y esto desincetiva el trabajo duro sobre las dos ruedas para abrir diferencias. Pero el circuito es entretenido y mismo sin ritmo, hay tiempo para la tensión. Eduarlo Lass ataca en la dura y corta subida del recorrido. Curvas, rotondas y circuito estrecho son las especias que aportan el sabor a este plato de triatlon nordestino. El picante aparece en la segunda vuelta: corredores doblados por la izquierda, derecha y centro. Manos abajo para agarrar con fuerza y decisión el manillar.

Ataco en la segunda subida. De pié, bailando sobre la bici. No pretendo escaparme, si acaso buscar alguna debilidad en el grupo. Y mostrar que estoy fuerte y confiante, que este año entreno al 100% y no me voy a quedar del grupo. Messias y Lass remachan mi ataque al final de la subida. Acuso el esfuerzo y no puedo acompañarles. Me pasan otros dos atletas, busco mi ritmo. Un par de doblados me cierran en la siguiente curva. Queiroga ataca por el otro lado y se forma un grupo delantero. Si antes digo que no voy a quedar...
Voy unos 20 metros retrasado. Me acoplo. Me exprimo hasta que estabilizo la diferencia. Bien, pienso, ahora solo hay que cerrar ese hueco. Más fuerza. Empiezo a recortar. No pierdo la confianza. Es el minuto más largo de la prueba, pero finalmente vuelvo a la estela del grupo. Uf, primer match ball salvado. Aprendo cuatro cosas: no hagas demostraciones innecesarias, circula siempre en las primeras posiciones del grupo, estate muy atento a los doblados y confía, tienes fuerza Antón. Los 40 kms discurren sobre la misma pauta: ritmo cómodo con toques picantes. Circulo con mi lección aprendida.

Segunda transición. Gorra blanca para esconderme un mínimo del Sol y muchas fuerzas psicológicas para sufrir en este calor. Salgo rápido hasta juntarme con Messias, Queiroga y Vinuto en cabeza. La velocidad es buena y Vinuto decide buscar su ritmo. Cuando Messias afloja lo supero y animo para seguir dando velocidad a esta aventura. Los dos nos relevamos desde los primeros 500 metros de carrera a pié. Queiroga sigue como invitado de lujo. Sigo dando velocidad en cada relevo. Confiante. Finalizando la primera de las cuatro vueltas, dejamos de escuchar los pasos de Queiroga. Ya solo somos dos.

El relevo de Messias en el km 3 es fuerte, sostenido. Me muestra su fortaleza y dudo. Es el campeón del mundo junior y reciente décimo en la Copa del Mundo de Australia. No sé si podré ganarle. Pero no te despegues, Antón. Sigue con él y garantiza al menos el subcampeonato. En cuando baja un poco el ritmo, lo paso. Tengo que mostrarme sólido, no importa que por dentro esté muriendo.
Km 4, km 5. Seguimos pegados, relevándonos en cabeza. Pero su ritmo cae mucho. Tanto que temo ser alcanzado por detrás. Vamos, lo animo y aumento la velocidad cuando me toca tirar. En su turno sigue cayendo el ritmo. No sé si está sufriendo o si quiere jugar y dejar que me desgaste, pero sigo a lo mío. Cabeza fría aunque la temperatura es más propia del infierno. Pasan los kms. Me siento con fuerzas. Me tiro por encima todo el agua que puedo coger en cada avituallamiento. Sé que tengo gas para un ataque. Uno solo, pero de verdad.
Ataco en el km 8. Con todo, visualizando una serie de 500 metros entrenando. No me importan esos 1.500 metros restantes. Y lo consigo. Dejo de oír pasos tras de mí. Ya no existe calor ni cansancio. La adrenalina me hace volar. -"Otros 500 metros, no cedas"-. No sé si Messias está cerca o ha desistido. Y no voy a mirar atrás para saberlo. Vamos.

Último retorno. Me cruzo con él y así veo que ha desistido. Pero no me confío. -"Sigue mostrando fortaleza, Antón"-. Casi sin disfrutarlo, casi sin tiempo a asimilarlo, veo la línea de meta y por primera vez aparece en mi cabeza: ¡Soy Campeón Brasileño de Triatlon! Un pequeño escalofrío recorre mi cuerpo absolutamente sudado. Messias (2º) y Queiroga (3º) completan el podio. Sé que faltaba gente, sé que solo es el comienzo de un largo, duro e ilusionante camino, pero en dos pruebas en 2016 soy campeón brasileño y sudamericano de triatlon. Esto no se para. #Lume
Publisher: Anton Ruanova - 4/12/2016 09:04:00 p. m.

24 de marzo de 2016

, ,

CAMPEONATO SUL-AMERICANO DE TRIATHLON

Um ano mais tarde voltamos a Santiago de Chile, mas trocamos a câmera fotográfica por uma bicicleta e a viagem de turismo pela competição desportiva. Não é uma prova a mais. Tento-me afastar da pressão, mas é a minha estreia em 2016, a minha estreia com as cores do Brasil, a minha volta a ITU após quase três anos e a primeira porta de um longo caminho de volta para o profissionalismo. Tudo isso no Campeonato Sul-Americano de Triathlon.

Aterrissei quarta-feira na capital chilena onde fui espetacularmente recebido por Gaspar Riveros e sua família. Amo os dias prévios a um campeonato: horário flexível, treinamento leve temperado com estímulos fortes, muitas horas de sono e um acúmulo de força física e psicológica para entregar no domingo.

No dia da prova o celular estava fumegante, rumores depois confirmados dizem que os age group estão disputando uma aquathlon porque a polícia negou as permissões de tráfego para o ciclismo. - "O que?" - Me pergunto. – “É o Chile." – Me diz Gaspar.

Chegamos no parque de transição em um mar de dúvidas. Em princípio será aquathlon (1,5 km de natação e 10 km de corrida), mas não nos podem confirmar até quinze minutos antes da partida, mas as bicicletas ficaram prontas caso fosse necessário. Sem perder um pouco de calma ou vontade, aqueço e visualizo a prova.
Chamada para sair. Os leões marinhos a uns cem metros do percurso de natação nos lembram da temperatura da água. O frio vai embora com as primeiras braçadas após a largada. Parto do lado direito procurando o caminho mais curto até a primeira boia. Logo eu me coloco em primeiro lugar no lado direito, mas muito atrás em comparação com a ponta esquerda, onde estão os melhores nadadores. Decido seguir a minha aposta com toda a minha força, mas continuo perdendo terreno e finalmente desenho uma diagonal para o lado esquerdo a fim de buscar a proteção do grupo. As sensações não são boas e estou atrasado, em torno da 10ª posição. Com muito esforço ganho uma posição antes da bóia. Outra na bóia. E outra repetindo operação no seguinte giro. Depois de deixar atrás as sensações ruins e o frio, fico num 4º lugar que já não vou deixar até sair do Pacífico.

Transição. Deixo a roupa e calço os tênis. - "Ouch!" - A água fria tem seu preço e várias cãibras me recomendam ir devagar até controlar meus músculos, que finalmente relaxam quando começo a correr pelo passeio. Perdi posições e começo forte. Muito forte. Assumo a liderança aos 500 metros com o meu amigo Riveros (CHI) e Matute (ECU) colados nas minhas costas. Ainda aumento o ritmo procurando ficar sozinho. Não olho para trás, mas em torno do primeiro km deixo de ouvir passos atrás de mim. - "Venha, você está onde queria, apenas 9 kms mais" –
O corpo anseia calma, mas peço força e ritmo. No primeiro giro de 2,5 kms vou com 23 segundos à frente. Continuo lutando e focando-me: o movimento do braço, abdome, frequência, pé reativo. Após a segunda volta, a vantagem aumenta, o ritmo me pesa e caio um pouco. Aparecem os primeiros pensamentos de vitória que tento apagar. Movimento do braço, abdome, frequência, pé reativo...

Última volta. Agora sim. Estico a mão para parabenizar o público, salto, olho para o céu, o público, o mar. Lembro-me de muitas pessoas e levanto a fita da meta. Sou o Campeão Sul-Americano de Triathlon! Gaspar (2º) e Bruno Matheus (3º) completam o pódio. Dificilmente conseguirei dormir esta noite. Sei que os melhores do continente estavam hoje ausentes em luta pelo Rio 2016, mas para mim este é um ótimo pequeno passo em um longo e emocionante caminho. Lume!
Publisher: Anton Ruanova - 3/24/2016 08:42:00 p. m.

22 de marzo de 2016

, , , ,

CAMPEONATO SUDAMERICANO DE TRIATLON

Un año después volvemos a Santiago de Chile. Cambiamos cámara de fotos por bicicleta y viaje de turismo (y mucho más) por competición deportiva. No es una prueba más. Intento desprenderme de la presión pero es mi debut en 2016, mi estreno con los colores de Brasil, mi vuelta a una prueba ITU tras casi tres años y la puerta de un largo camino de regreso al profesionalismo. Todo esto en el Campeonato Sudamericano de Triatlon.

El miércoles aterrizo en la capital chilena donde soy espectacularmente acogido por Gaspar Riveros y su familia (gracias culeado). Adoro la semana previa a un campeonato: flexibilidad de horarios, entrenamientos leves aderezados con estímulos fuertes, muchas horas de sueño y un acopio de fuerzas físicas y psicológicas para entregar el domingo.

El día de la prueba despertamos hambrientos en Valparaíso. El teléfono echa humo, rumores después confirmados dicen que los age group están disputando un acuatlón porque la policía ha denegado los permisos de tráfico para el ciclismo. -"¿Qué?"- me pregunto. -"Po huevón, no seas culeado, esto es Chile."- me dice Gaspar. Y también con varios el pasado año, también podría ser España.

Llegamos a la transición en un mar de dudas. En principio será acuatlón (1,5 km natación y 10 kms de trote) pero no nos podrán confirmar hasta quince minutos antes de la salida. Por si acaso, las bicicletas están preparadas en nuestro box. Sin perder un ápice de calma o ganas, caliento y visualizo la carrera.
Cámara de llamadas. Los leones marinos a escasos cien metros del circuito de natación nos recuerdan la temperatura del agua. Aunque el frío se va con las primeras brazadas tras el pitido inicial. Parto del lado derecho buscando el trazado más corto hasta la primera boya. Pronto me sitúo primero del lado derecho, pero muy atrás comparado con la punta izquierda donde están los mejores nadadores. Decido seguir mi apuesta. Con todas mis fuerzas. Pero sigo perdiendo terreno y acabo trazando una diagonal hacia el lado izquierdo para buscar la protección del grupo. Las sensaciones no son buenas y voy retrasado, en torno a la 10ª posición. Toca remontar.

Con mucho esfuerzo gano una posición antes de la boya. Otra tomando la boya por dentro. Y otra repitiendo operación en el siguiente giro. Tras dejar atrás frío y malas sensaciones, me sitúa en la 4ª plaza que ya no abandonaré hasta salir del Pacífico. Me concentro en relajarme dentro del esfuerzo. Disfruto los últimos 500 metros sabiéndome con los deberes hechos antes de los definitivos 10 kms de carrera a pié.

Transición. Me desprendo de neopreno y calzo zapatillas. -"¡Ay!"- El agua fría hace mella y varios calambres me recomiendan tomarme con calma la transición queriendo controlar mis músculos, que al fin se relajan cuando comienzo a correr por el paseo. He perdido posiciones en boxes. Salgo fuerte. Muy fuerte. Hasta asumir la liderazgo a los 500 metros con mi amigo Riveros (CHI) y Matute (ECU) soldados en mi espalda. Sigo incrementado el ritmo buscando quedarme sólo. No miro atrás pero en torno al primer km dejo de oír pasos tras de mí. -"¡Vamos!, estás donde querías, sólo 9 kms más"-
El cuerpo pide calma pero me sigo exigiendo fuerza y ritmo. En el primer giro de 2,5 kms paso con 23 segundos de ventaja sobre mis perseguidores. Vuelvo a luchar contra el relax y me concentro: braceo, core, frecuencia, pié reactivo. Tras la segunda vuelta, la ventaja aumenta, el ritmo pesa y decaigo un poco. Aparecen los primeros pensamientos de victoria que intento evitar. Braceo, core, frecuencia, pié reactivo...
Última vuelta. Ahora sí. Choco la mano con el público, salto, miro al cielo, al público, al mar. Me acuerdo de mucha gente y levanto la cinta de meta. ¡Soy Campeón Sudamericano de Triatlon! Gaspar (2º) y la gran remontada de Matheus (3º) completan el podio. Esta noche difícilmente conseguiré dormir. Sé que hoy faltaban los mejores del continente, en plena lucha por Rio 2016, pero esto es un pequeño gran paso en un largo e ilusionante camino. Lume!
Publisher: Anton Ruanova - 3/22/2016 08:53:00 p. m.

2 de marzo de 2016

ANTÓN RUANOVA VOLTA AO TRÍATLON PROFESIONAL

Din que a vida da segundas oportunidades, aínda que eu non sei se simplemente aparecen ou as persegue un. Sexa como fose, aquí estou. Hai dous anos abandonei o deporte profesional, cansado de ollar cómo me pechaban as portas de meu soño: debutar e competir cos mellores no Campionato do Mundo. Cansado da falta de oportunidades a pesar de ser dúas veces subcampión de España Elite e top-14 nas tres Copas do Mundo DO que disputei.

Non é sinxelo dicir adeus a algo polo que tanto se loitou. Menos aínda facelo no mellor momento da túa carreira, pero ollei cara adiante e ilusioneime cun novo proxecto. Tras pasar as distintas probas de acceso, conseguín unha prestixiosa bolsa de ICEX España Inversión y Exportaciones para proseguir a miña formación e traballar.

Tanto estudando o Mestrado en Xestión Internacional da Empresa (2014) como traballando na Oficina Comercial de España en Brasilia (2015), o deporte perdeu o papel preponderante na miña vida, pero seguíame acompañando no meu tempo libre. O deporte motívame, libérame, reláxame. En definitiva, faime mellor persoa.

Sorprendentemente, adestrando no meu tempo libre, conseguín realizar algunha das las mellores carreiras da miña vida (4º na última etapa da Bundesliga de Tríatlon e 3º no circuíto profesional de tríatlon brasileiro). Resultados que inician unha serie de conversas infantís, más desexos que realidade, para mudar a miña nacionalidade deportiva de España a Brasil.

Así plántome no 2016. O derradeiro ano da Bolsa de ICEX consiste en traballar na internacionalización dalgunhas das mellores empresas españolas, para o que nos formamos dous anos. Por outro lado, esas conversas toman corpo e se torna real a oportunidade deportiva que sempre desexara: un camiño sen trabas que podería abrir e profundar en función dos meus acertos.

Aí se presenta o dilema. ¿A tranquilidade dun bo traballo nunha boa empresa ou a incertidume do deporte profesional? ¿A seguridade económica dun bo soldo a fin de mes ou a incerteza absoluta dunha remuneración en función dos resultados nas probas? ¿A confianza de estar no teu país, na túa casa coa xente que amas ou a aventura constante de viaxar dun lado para outro? Pero tamén ¿a opción de ser un máis ou perseguir un soño e sentir como se arrepía a pel a cada instante?

Escribo xa desde o Brasil, o país que sen regalarme nada, me abre as súas portas para poder continuar ese soño que deixei aparcado en 2013: poder debutar no Campionato do Mundo e pelexar cos mellores. Obrigado Brasil. No horizonte aparece debuxado o rótulo de Toquio 2020. Penso en poder loitar por estar nuns Xogos Olímpicos e percórreme un arrepío de ledicia. O camiño é longo, incerto e duro. Pero tamén é apaixonante e síntome máis confiado e capaz do que nunca.

Case tres años despois, a miña volta ao mundo ITU as competicións internacionais será o 20 de marzo en Valparaíso, Chile. Moitas cousas mudan desde a miña última proba ITU, a Copa do Mundo de Alacante 2013.O meu país, de ESP a BRA, pero sobre todo a certeza de estar facendo o que máis quero facer. Hai situacións que só se ven mellor desde a distancia, e estes dous anos lonxe do deporte profesional axudáronme máis de lo que podería imaxinar para voltar hoxe con máis forza.

#Lume!

Publisher: Anton Ruanova - 3/02/2016 03:05:00 a. m.

29 de febrero de 2016

ANTÓN RUANOVA VUELVE AL DEPORTE PROFESIONAL

Dicen que la vida da segundas oportunidades, aunque yo no sé si simplemente aparecen o las persigue uno. Sea como fuere, aquí estoy. Hace dos años abandoné el deporte profesional, cansado de ver cómo me cerraban las puertas de mi sueño: debutar y competir con los mejores en el Campeonato del Mundo. Cansado de la falta de oportunidades a pesar de ser dos veces subcampeón de España Élite y top-14 en las tres Copas del Mundo DO que disputé.

No es fácil decir adiós a algo por lo que tanto se ha luchado. Menos aún hacerlo en el mejor momento de tu carrera, pero miré hacia delante y me ilusioné con un nuevo proyecto. Tras pasar las distintas pruebas de acceso, había conseguido una prestigiosa beca de ICEX España Inversión y Exportaciones para proseguir mi formación y trabajar.

Tanto estudiando el Máster en Gestión Internacional de la Empresa (2014) como trabajando en la Oficina Comercial de España en Brasilia (2015), el deporte perdió el papel preponderante en mi vida, pero me seguía acompañando en mi tiempo libre. El deporte me motiva, me libera, me relaja. En definitiva, me hace mejor persona.

Sorprendentemente, entrenando en mi tiempo libre, conseguí realizar alguna de las mejores carreras de mi vida (4º en la última etapa de la Bundesliga de Triatlón y 3º en el circuito profesional de triatlón brasileño). Resultados que inician una serie de conversaciones infantiles, más deseos que realidad, para mudar mi nacionalidad deportiva de España a Brasil.

Así me planto en 2016. El último año de la Beca de ICEX consiste en trabajar en la internacionalización de algunas de las mejores empresas españolas, para lo que llevamos formándonos dos años. Por otro lado, esas conversaciones toman cuerpo y se torna real la oportunidad deportiva que siempre había deseado: un camino sin trabas que podría abrir y profundizar en función de mis aciertos.

Ahí se presenta el dilema. ¿La tranquilidad de un buen trabajo en una buena empresa o la incertidumbre del deporte profesional? ¿La seguridad económica de un buen sueldo a fin de mes o la incertidumbre absoluta de una remuneración en función de los resultados en las carreras? ¿La confianza de estar en tu país, en tu casa con la gente que amas o la aventura constante de viajar de un lado para otro? Pero también ¿la opción de ser uno más o perseguir un sueño y sentir como se eriza la piel a cada instante?

Escribo ya desde Brasil, el país que sin regalarme nada, me abre sus puertas para poder continuar ese sueño que dejé aparcado en 2013: poder debutar en el Campeonato del Mundo y pelear con los mejores. Obrigado Brasil. En el horizonte aparece dibujado el rótulo de Tokio 2020. Pienso en poder luchar por estar en unos Juegos Olímpicos y me entra un escalofrío de alegría. El camino es largo, incierto y duro. Pero también es apasionante y me encuentro más confiado y capaz que nunca.

Casi tres años después, mi vuelta al mundo ITU de las competiciones internacionales será el 20 de marzo en Valparaíso, Chile. Muchas cosas cambian desde mi última prueba ITU, la Copa del Mundo de Alicante 2013. Mi país, de ESP a BRA, pero sobre todo la certeza de estar haciendo lo que más quiero hacer. Hay situaciones que sólo se ven mejor desde la distancia, y estos dos años lejos del deporte profesional me han ayudado más de lo que podría imaginar para volver hoy con más fuerza.


#Lume!
Publisher: Anton Ruanova - 2/29/2016 09:23:00 p. m.

23 de enero de 2016

MASTER CLASS NATACIÓN 06/02 NOIA


Queres darlle un impulso á tua natación? Estás canso de facer metros e non ver melloras nos teus tempos nas probas?

É a tua hora. Non sigas facendo o mesmo se pretendes cambiar. O sábado 6 de febreiro teremos unha Master Class de Natación na Piscina Municipal de Noia. Traballaremos aspectos técnicos e psicolóxicos para establecer unhas pautas individualizadas de melloras.

As prazas son limitadas. O custo é de 20 €, e inclúe o regalo dunha banda elástica Fitband para aquecer e fortalecer e tamén un vídeo con análise técnico individualizado do nado desde fóra e dentro da auga.

A clase comeza desde o mesmo momento no que decides formalizar a tua inscrición. Para elo, envía un email a antonruanova@gmail.com e enviarémosche as instruccións e un cuestionario para coñecer as tuas inquietudes e os teus obxetivos.


Comezaremos cunha presentación dos asistentes e dos seus obxetivos, antes de aquecer e realizar un importante traballo de fortalecemento para previr posibles lesións.

Un aquecemento que tamén levaremos a cabo na auga, como paso previo ao traballo técnico nas cinco fases da brazada: entrada, agarre, tirón, impulso e recobro. Realizaremos exercicios adaptados a cada unha das fases e ás necesidades de cada deportista.

Finalmente faremos unha introdución á natación en augas abertas, poñendo ó énfase nas particularidades do nado en triatlón. 

Será o momento da grabación de vídeo personalizada, tanto subacuática como desde fóra da auga.

Uns estiramentos porán fin á clase do día, pero non ao proceso de mellora. Comeza o fluxo de información individualizada cos puntos fracos de cada deportista, que se mostrarán no vídeo, e as recomendacións de mellora igualmente individualizadas.

Vémonos o sábado 6 en Noia. Inscríbete e/ou resolve calquera dúbida no email: antonruanova@gmail.com. Lume!!!


Publisher: Anton Ruanova - 1/23/2016 12:18:00 a. m.

1 de enero de 2016

NOTICIAS DE PRENSA 2016


09/04/2016: Antón Ruanova e Luísa Baptista Duarte vencem Brasileiro de Triathlon Olímpico. +información

09/04/2016: Brasileiro de Triathlon Standard – Ruanova vence na Elite. +información

09/04/2016: Antón Ruanova vence Brasileiro de Triathlon. +información

24/03/2016: El compostelano Antón Ruanova brilla de brasileño: nuevo campeón sudamericano. +información

01/03/2016: Antón Ruanova, por Brasil. +información

01/03/2016: O triatleta santiagués Antón Ruanova nacionalízase brasileiro. +información

01/03/2016: Anton Ruanova estrena nacionalidad brasileña con Tokio 2020 en mente. +información

01/03/2016: Antón Ruanova vuelve al deporte profesional y competirá con Brasil. +información

01/03/2016: Anton Ruanova correrá bajo bandera brasileña, en su Road to Tokio. +información

02/03/2016: Antón Ruanova: “Brasil me abre sus puertas para pelear con los mejores”. +información

19/03/2016: Antón Ruanova, emigrante por un sueño olímpico. +información

20/03/2016: Antón Ruanova campeón sudamericano de triatlon. +información

20/03/2016: Antón Ruanova campeón sudamericano en Valparaíso. +información

21/03/2016: Anton Ruanova vence sua primeira prova na ITU após naturalizar-se brasileiro. +información

21/03/2016: Antón Ruanova vence no Chile. +información

21/03/2016: Ruanova se estrena con Brasil. +información


Publisher: Anton Ruanova - 1/01/2016 12:01:00 a. m.

23 de noviembre de 2015

, , ,

SESC TRIATHLON TRAMANDAÍ

Las piernas duelen. El pecho aprieta ante la expansión de los pulmones en su búsqueda de más oxígeno. –“Venga, puedes soportar más sufrimiento, puedes ir más rápido. Es la última competición del año, el último esfuerzo de 2015”-, me autoconvenzo. Estamos a cinco kilómetros del final de carrera. Pero antes, antes de llegar hasta aquí han pasado muchas cosas en esta carrera.

Tramandaí, Rio Grande do Sul. La octava y última etapa del circuito nacional Sesc Triathlon es la de mayor nivel de participantes. El dos veces olímpico, Reinaldo Colucci y el flamante campeón mundial junior, Manoel Messias se unen al resto de profesionales habituales.

Sin mucho esfuerzo ni lucha, me coloco a pies de Chicão Ferreira. Las primeras brazadas me demuestran la confianza con la que me situé en la línea de salida tras cinco buenas semanas de entrenamiento. El agua es oscura. Los pies de Chicão desaparecen y me concentro en seguir las burbujas de su patada. La mayoría de atletas se han ido hacia la izquierda y podemos nadar relajados. Hasta la boya. Nos juntamos todos, peleo la posición pero pierdo alguna posición. Hoy fuerzas y cabeza me acompañan. Adelanto a Toldi para volver a la estela del líder Chicão.

Concentrado en perseguir su espuma, me relajo en la segunda posición. Luce el sol. El río y su corriente (junto con nuestra fuerza) nos transportan hacia la ciudad. Disfruto. Más aun cuando recuerdo el sufrimiento de la anterior prueba en Salvador. Hoy es el día. Uno de esos en los que te sientes poderoso. Quiero desprenderme del neopreno y correr ahí fuera. Ansia. Quiero que empiece el siguiente baile: rock duro sobre las dos ruedas.
Salimos del río. Sólo miro hacia delante pero los gritos del público me señalan que el grupo es numeroso. Descalzos, corremos cuales locos hacia nuestras bicicletas. Empiezo a pedalear detrás del gigante Colucci. Concentración. Empieza el baile. Los cuatro kilómetros del circuito son una yincana de curvas y atletas doblados. Peligroso… ¡y muy divertido!

La primera vuelta es tensa, me toco y apoyo en algún atleta, y rápida. Con varios doblados por medio, se forma un grupo delantero numeroso. Tras el arreón inicial de Colucci, le toca a Chicão. Y a Toldi. Los dos estiran el grupo. Los sigo cerca con Vinuto (el líder del circuito con once puntos de ventaja sobre mí),  Sorbo y Willy. A los ataques en las rectas se une la frenética salida de cada curva. Mis piernas responden. Mi cabeza afianza la confianza del día grande. Respondo a los cambios de ritmo con frescura. El dolor de patas y la incapacidad de Salvador se han quedado en Bahía.

En la tercera de las diez vueltas se acelera la música. Colucci ha escogido pareja de baile. Él y Chicão danzan entre curvas y doblados. Se van a otra pista. Por detrás, Toldi, Vinuto, Sorbo, Willy, Diniz, Messias y yo formamos un grupo de vals. Acompasados pero lejos del frenético ritmo de la pareja de líderes.

Messias abandona por problemas mecánicos y por detrás nos alcanzan Matheus, Queiroga y Monteiro. Éste último acelera nuestro vals en cada curva. No pierdo el paso con el cambio de música. Sigo concentrado. Sufriendo cuando se tensa el ritmo pero sobre todo disfrutando. De la prueba. De mis fuerzas. De mi confianza.

Empezamos a correr a dos minutos de los líderes. Demasiado, pienso, pero lo vamos a pelear. Salgo tercero del grupo pero rápido paso a Sorbo y me uno a Vinuto. No quiero compañías. Cierro los ojos y ataco. Sostenido. Como si fuese una prueba de 1.500 metros. Sé que Vinuto sufre. Pero me aguanta. Un punto más. Se empieza a quedar. Pero lucha y me vuelve a alcanzar. No. Ahora o nunca. Vuelvo a incrementar un ritmo que ya reconozco suicida. Y se queda. Me crezco. La adrenalina me lleva en volandas. Sólo miro hacia delante. Paso la primera de las seis vueltas y me cantan 1:40 de retraso con el segundo. Nadie dijo que iba a ser fácil. Sigo mi baile. Rabioso.

Tercer giro. He pasado el segundo a 1:30 detrás de Chicão. Empiezo a acusar el inicio suicida. Siento el viento de cara que antes ni conocía. El sufrimiento se acumula, pierdo frescura. Y en estas estamos en el inicio del relato. Cinco kilómetros para terminar la prueba, el circuito y la temporada. Me auto convenzo para no caer en un vals y recuperar ese baile rabioso de música electrónica. El pie recobra la reactividad. La cadera sube. La diferencia de 1:15 del tercer giro se convierte en cincuenta y cinco segundos a falta de dos vueltas. Y treinta y cinco segundos en la última. Por detrás Matheus supera a Vinuto. Pero hoy sólo miro hacia delante.

Gana Colucci, intratable. Chicão era tercero en el circuito, tres puntos por detrás de mí. Justo esos tres puntos que me recupera con su segundo puesto de hoy. Mis últimos metros de la temporada son un premio. Choco la mano con el público. Sonrío. Acaricio mi bigote Movember. Y ando. Porque en el último kilómetro los calambres llaman a mi puerta y porque no quiero que se acabe. Cruzo la meta tercero. Disfrutando. Matheus (4º) y Vinuto (5º) cierran el podio.

Vinuto es el ganador del circuito Sesc Triathlon 2015. Seis puntos por detrás, Chicão es segundo con los mismos puntos que yo por su mejor colocación en la última prueba. Tercero hoy, tercero en el circuito. ¿Sería mi última carrera profesional? Eso mismo pensaba en 2013 al iniciar el máster. Y en 2014 al empezar a trabajar en la Oficina Económica y Comercial de España en Brasilia. ¿Y si en 2016 renuncio a una posible seguridad económica por seguir persiguiendo sueños en el deporte?


Muchas preguntas. Apasionantes respuestas. Por ahora quiero disfrutar de un buen año de trabajo y deporte. Lume!
Publisher: Anton Ruanova - 11/23/2015 06:58:00 p. m.